27/6/09

H

Todas las monstruosidades violan los gestos atroces de Hortensia. Su soledad es la mecánica erótica, su lasitud, la dinámica amorosa. Vigilada por una infancia, ha sido, en épocas numerosas, la ardiente higiene de las razas. Su puerta está abierta a la miseria. Allí, la moralidad de los seres actuales se descorporiza en su pasión o en su acción. -Oh terrible escalofrío de los amores novicios sobre el suelo sangriento y el claror del hidrógeno!- encontrad a Hortensia.

Arthur Rimbaud- Iluminaciones

1 comentario:

Fer Henry dijo...

Que zarpado!
Esta es mi poesia preferida de ese libro! Hasta llegué a musicalizar parte de ella hace unos años atrás.