16/9/09

Es el sosiego del ojo cuando amanece, y todo por entre el ramaje, a contra luz, parece el enrejado que susurra a la boca. Mordieron la lengua, Caballeros. Mordieron y la sangre tuvo el gusto de la derrota.

4 comentarios:

Subalegoria dijo...

esto me gustó incluso más, subalegoria@gmail.com, escribime!

Evohé dijo...

¡Que honor sería que participaras en nuestra revista! Es bello, muy bello lo que escribís. Y encima tus gustos encajan perfectamente con los de los que hacemos EVOHÉ. Pasa por nuestro espacio digital, si te interesa, mandanos un mail.
Por cierto estamos por hacer una reunión/fiesta el domingo 11/10 (el lunes es feriado), en fin, dicho todo esto...

Ignacio Reiva dijo...

La sangre con gusto a derrota es la que nos mata. Un gran beso Bele.

Mimí dijo...

Me queda el sabor en la cabeza, en la lengua el color áspero me duele.