22/7/11

Nunca lloré en terapia.
Compruebo que sí: no puedo estar sola en mi casa.
La soledad me inflama.

2 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

Querida Bele, quien no puede estar solo, difícilmente puede estar acompañado. Un gran beso.

Nadie te obliga dijo...

que feo, que horrible
a mi es lo que mas me gusta eso de
andar solo en casa,
más con una botella llena